En Blog, Césped Artificial, Césped Artificial decorativo y residencial

El Césped Artificial verdePadel es sinónimos de calidad y rentabilidad. Si deseas comprar o instalar césped artificial, has llegado en sitio perfecto.

En los últimos años se ha extendido el uso de césped sintético, pero ¿conoces realmente este producto? Aquí encontrarás todo lo que necesitas saber sobre el césped artificial

Qué es el césped artificial

El césped artificial es una superficie de fibra sintética que imita al césped natural. Originalmente, su instalación se realizaba sólo en estadios deportivos pero, en los últimos años, se ha comenzado a emplear en otro tipo de instalaciones como elemento decorativo.

La razón principal de su éxito es su fácil mantenimiento. Este tipo de superficie no requiere riego, ni poda y puede encontrarse tanto en recintos cerrados como al aire libre sin que afecte a su calidad.

Historia del césped artificial

La primera vez que surgió la idea y la necesidad de crear un césped artificial fue en 1910, cuando un investigador inglés patentó una moqueta con el fin de utilizarla en escenografías y que estaba hecha de pieles de animales. Estas pieles fueron gradualmente sustituidas por los plásticos de goma hasta llegar al primer césped sintético con un concepto más similar al que conocemos hoy en día.

El motivo que propició esta evolución fue la construcción, en Houston (Texas), del primer estadio techado de la historia, Astrodome, en 1966. En un principio, este estadio fue inaugurado con el techo de cristal transparente para que la luz del sol llegara al césped natural y pudiera mantenerse. Durante un tiempo esto fue una solución pero, debido a las quejas de los deportistas sobre los daños que ocasionaba este tipo de cubierta, se vieron obligados a pintar el techo dejando al césped natural sin luz solar, con lo que ello significaba.

Por ello se inició un estudio sobre un material que pudiera reemplazar en cualquier forma y en cualquier aspecto a la hierba que se utilizaba en los recintos deportivos, de esta manera, nació el césped artificial.

Durante 1970, su uso se extendió principalmente en EE.UU., principalmente para el recubrimiento de campos de béisbol y fútbol americano. A pesar del éxito que esto suponía, la instalación de este tipo de campos no lograba llegar a todo los sectores por dos razones. La primera porque los materiales utilizados en esa época provocaban numerosas lesiones en los deportistas. Mientras que la segunda razón era que aún no se había logrado imitar las características de los campos naturales.

Posteriormente, en 1976 tuvo un segundo gran impulso gracias a los Juegos Olímpicos de Montreal (Canadá) cuando la organización decidió que los partidos de hockey se jugaran en estadios de césped artificial de nylon.

En la década de los 90, el césped sintético con fines deportivos llega a su punto álgido gracias a que las características de juego que aportaba una superficie recubierta de este material, eran casi idénticas a las que proporcionaba un terreno de césped natural. Además, se consiguió mejorar el rendimiento y la seguridad de los jugadores sobre este terreno.

Aprovechando los avances obtenidos, a partir de la década de los 80, el césped sintético comenzó a evolucionar en un nuevo mercado como elemento decorativo.

A partir del año 2000, comenzó la extensión también en Europa. Desde entonces se ha ido mejorando en material y estética hasta llegar a los resultados que disfrutamos a día de hoy.

Como consecuencia del éxito alcanzado y de los progresos conseguidos, diversas federaciones deportivas internacionales (como NFL, UEFA, FIFA, IRFB, etc.) lo han integrado como opción en los estadios de sus competiciones.

Estructura y composición del césped artificial

Como ya hemos comentado, la última generación de césped artificial es una superficie de fibra sintética similar al césped natural en apariencia y funciones. Se divide, principalmente, en dos tipos: deportivo y decorativo.

Dentro de estos dos modelos podemos encontrar diferentes clases de césped artificial dependiendo de cómo han sido fabricados. Los más comunes son los totalmente sintéticos, los que tienen relleno de arena y los que son de arena/caucho.

A grandes rasgos, cualquier tipo de césped sintético se fabrica de la misma forma, con algunos cambios característicos del tipo de superficie que se haya encargado.

– La primera cubierta intercala el relleno de hojas de hierba con una capa superior de suelo creada con materiales de relleno que proporcionan la estabilidad, uniformidad y capacidad de       recuperación necesaria para parecerse al césped natural.

– El nivel inmediatamente superior se trata de un sistema de respaldo de varias capas hasta llegar a la capa visible.

– La última capa sirve de desagüe y se realiza con materiales que ayudan a la evacuación del exceso de líquido.

Una de las características principales de este material y que están obligados a tomar a la hora de la compra es la altura del césped, hace referencia a la altura de cada hoja. Este dato es mucho más importante cuando se trata de una compra con un fin deportivo, ya que afectará a las características de juego.

El material que consigue imitar a las briznas de hierba se fabrica con filamentos de polietileno de color. Se trata de una resina termoplástica con una gran resistencia al impacto, también resiste los rayos ultravioleta y las variaciones de temperatura, lo que hace a esta superficie apta en cualquier lugar. El polietileno es, realmente, el plástico que conocemos y que se emplea en la fabricación de juguetes, bolsas, botellas, etc.

Tiempo de vida y mantenimiento del césped artificial

El tiempo de vida de este tipo de superficie depende, aparte de su calidad e instalación, del uso que le demos y del mantenimiento que recibe. Por lo general, suelen durar una media de diez años. De todas formas, si el deterioro del césped artificial es por el uso que ha recibido, en algunas ocasiones es posible cambiar sólo la capa superior, siendo ésta una opción mucho más económica que comprar un nuevo campo de césped artificial.

Independientemente del tipo de uso que estemos dando a nuestro césped artificial, deportivo o decorativo, el mantenimiento siempre será el mismo.

Los materiales necesarios para llevar a cabo esta tarea suelen ser, por lo general, baratos y fáciles de encontrar. El equipo necesario para realizar el mantenimiento son:

– El único requisito es que sea de plástico ya que si se tratara de otro material podría dañar la fibra sintética.

– Cepillo de escoba.

– Aspirador-soplador.

– Jabón negro.

Es conveniente realizar este proceso de cuidados de forma preventiva y no llevarlo a cabo exclusivamente cuando no nos quede más remedio.

A continuación, dejamos una serie de consejos para el cuidado de nuestra moqueta, algunos deberíamos realizarlos de forma periódica, como parte del mantenimiento preventivo que hemos mencionado, mientras otros sólo hay que emplearlo en situaciones exclusivas.

    • Frecuencia: Periódica, una vez al mes.
    • Con ello podemos enderezar aquellas zonas del césped aplastadas. Para obtener mejores resultados realiza el cepillado en dirección contraria a las fibras de hierba. Puede utilizar un ventilador si se trata de un jardín o, en casos de terrazas y césped sin relleno, puede emplear una aspiradora.

Para evitar este tipo de aplastamientos procure limitar las cargas sobre la hierba.

  • Para ciertos modelos de césped artificial, será necesario extender el relleno uniformemente. La forma correcta de hacerlo es presionando directamente las fibras y no los picos que sobresalen en la superficie.
  • Recolección de hojas.
    • Frecuencia: Es, quizás, el mantenimiento que se debe realizar con más regularidad de todos los que se exponen.
    • Con esto se evita el crecimiento de musgos o malas hierbas.
    • Para recoger ramas, hojas o elementos similares emplearemos un rastrillo o un soplador, en caso de superficie grande.
  • Eliminación de suciedad.
    • Frecuencia: Tras ensuciar la superficie realizarlo lo antes posible.
    • Para eliminar el polvo, barro, derrames y suciedad en general emplearemos un chorro de agua. Siempre y cuando estemos seguros de que nuestro césped dispone de pequeñas perforaciones para la evacuación de agua de lluvia o del riego.
    • Si la mancha es de origen hídrico siga este procedimiento: cepille el residuo con un cepillo de cerdas dura, frote el área con agua y jabón, elimine los restos de jabón con agua limpie y elimine el exceso de líquido con un paño.
    • Si se trata de una mancha permanente, utilice una solución de 3% de amoniaco diluido en agua en vez de un detergente manual.
  • Limpieza de residuos de animales.
    • Frecuencia: Tras ensuciar la superficie realizarlo lo antes posible.
    • Para una limpieza perfecta, neutralizar con una mezcla de vinagre blanco y agua destilada en cantidades iguales. Recuerde después enjuagar con agua y secar con un paño.
  • Limpieza de chicles.
    • Frecuencia: Tras ensuciar la superficie realizarlo lo antes posible.
    • Podemos quitarlo pasando un cubito de hielo en la superficie para endurecer y quitarlo sin dificultad.
  • Eliminación de hongos o musgo.
    • Utilice biocidas recomendados. No emplee nunca aerosoles acuosos de alta presión ya que podrían dañar el césped.
  • Limpieza anti-espuma y anti-hierba.
    • Frecuencia: Una o dos veces al año, preferiblemente en primavera y otoño.
    • Es recomendable que emplee tratamientos preventivos y no de cura.

Ventajas del césped artificial

La razón de que esta clase de terreno haya ganado tanta popularidad es porque se trata de una solución inteligente para preservar la estética en campos deportivos y paisajes, donde se realizan un uso excesivo del terreno o no es habitual que se dé una buena condición climatológica para el mantenimiento del césped natural. Además, el ahorro de agua y el bajo costo de mantenimiento hacen que cada día más gente se decante por este tipo de superficies.

Son muchas las personas que se preguntan si el césped artificial puede ser realmente más barato que el césped natural y la respuesta es . Aunque el desembolso inicial es más alto suele verse amortizada la inversión a los tres o cuatro años, siendo ésta muy rentable considerando el promedio de tiempo de vida. Por otro lado, el coste del mantenimiento es, aproximadamente, un tercio al del césped natural en buen estado.

Poniendo un ejemplo práctico, el número de horas de juego que soporta un campo de césped sintético en un año, suele ser el equivalente al que se le puede dar a tres o cuatro campos de césped natural en buen estado.

Otra de las ventajas es su capacidad de adaptación, hay situaciones en las que el uso que le damos a ciertas instalaciones no nos permite instalar el césped natural, ya que no perduraría o el precio de su mantenimiento sería desorbitado. En cambio, el césped sintético puedes colocarlo en cualquier zona sin importar el tipo de terreno ni el área que dispongamos.

En zonas de mucho movimiento como pueden ser los parques infantiles, las piscinas y otros espacios parecidos, se nos plantea un problema a la hora de aplicar una solución natural, ya que tiende a estropearse o desaparecer. Por ello, el césped sintético es ideal para este tipo de situaciones ya que siguiendo los cuidados de mantenimiento básicos, como en cualquier otra zona, podemos mantenerlo sin que su estética se vea afectada.

Otras preguntas Frecuentes sobre el Césped Artificial

¿Es saludable el césped artificial?

Por supuesto que , no provoca alergias y pueden utilizarlo desde lo más pequeños de la casa hasta los más mayores.

¿Retiene más el calor que el césped natural?

Sí, el césped sintético siempre se calentará más que el césped natural. Esto se debe a que no tiene capacidad de enfriamiento. De todas formas, el tono del césped también influencia en la retención del calor, siendo los tonos oscuros los más absorben el sol.

Aunque nunca llega a alcanzar temperaturas extremas como para dañarnos, si quiere reducir su temperatura puede rociarla de agua justo antes de comenzar a utilizarlo. Asimismo, es recomendable mantener una zona de césped artificial en la sombra.

¿Se puede decolorar el césped por la exposición del sol?

No, está fabricado para que pueda estar tanto en interiores como exteriores sin que disminuya su calidad.

¿Puede estropearse por nuestras mascotas?

No, es totalmente compatible con los animales. No hay que preocuparse de que hagan sus necesidades sobre la moqueta, tan solo debemos estar pendientes de limpiarlo siguiendo las pautas que hemos descrito antes.

Además, tampoco debe obsesionarles que comiencen a intentar cavar en la moqueta, las fibras de césped artificial están preparadas para soportar esta clase de comportamiento de nuestras mascotas, salvo en casos excepcionales.

¿Es inflamable?

No, el material del que está compuesto el césped artificial es ignífugo aunque deben tener cuidado con los cigarrillos y las brasas que pueden derretir las fibras.

¿Pueden crecer malas hierbas?

Curiosamente, la respuesta es sí. Pero éstas no tienen posibilidad de fijarse a la tierra por lo que se quitan fácilmente con la ayuda de un rastrillo.

Césped Artificial Dakar
Recommended Posts

Dejar un Comentario

0
cesped artificial jardines y terrazascésped artificial residencial